Esquilar ovejas

Este proceso de esquilado existe desde hace siglos, de hecho desde que existen las ovejas. Con la lana que se obtiene se pueden fabricar miles de productos.

esquilar

Esquilar ovejas significa cortar el pelo de los animales ovinos para el aprovechamiento de la lana. Esta práctica tiene sus orígenes desde que existen las ovejas, y aún a día de hoy, aunque hay otros métodos tecnológicos sofisticados que han desbancado a otras prácticas antiguas, se sigue practicando siguiendo los mismos procesos.
Esta lana que se extrae se utiliza en la industria textil para fabricar y confeccionar calcetines, jerséis, guantes, entre muchos otros productos.

La esquila se realiza una vez por año, y luego se espera que la lana crezca nuevamente durante doce meses, para volver a esquilar en el siguiente verano.
Para esquilar ovejas se utilizaban unas tijeras y actualmente se utilizan unas máquinas eléctricas. Se comienza por la barriga, siguiendo por las extremidades y terminando por la cabeza y la zona del cuello.

La lana recién esquilada suele presentarse muy sucia por lo que, antes de seguir con su elaboración, es preciso limpiarla convenientemente. En los lavaderos industriales, antes del lavado, la lana se ahueca suficientemente, pues, a consecuencia del embalado y del transporte, se presenta todavía en apretados fajos y es muy importante para que se limpie bien la lana que los pelos estén sueltos; así el producto que se utiliza en su limpieza, penetra bien en su interior.
Antes hay que eliminar el polvo, arena y demás impurezas . Es muy importante que el agua empleada no sea dura ni contenga sales de hierro.

El gran número de razas de ovejas y las condiciones de vida que cada raza tiene hacen que haya lana de difrentes características. La clasificación de la lana se hace teniendo en cuenta la finura, longitud, rizo, resistencia, alargamiento, elasticidad, flexibilidad, color, brillo y rendimiento.

Leave a Comment